lunes, enero 15, 2007

ANÉCDOTA 7.

LA CAPILLA SIXTINA


Vivistar Italia con 16 años tiene sus inconvenientes, pero también sus ventajas. No eres consciente de todo lo que hay y hubo allí. De ese modo estás menos agobiado por la obligación de tener que ver lo máximo posible en el menor tiempo y de alguna forma se disfruta sin prisas de cada rincón demorándose lo que se haya que demorar. Por ejemplo, recuerdo que me tiré más de 1 hora observando "El nacimiento de Venus", desatendiendo el resto de obras. E
.
El caso es que en el año 1995 visité Italia. Fue un viaje de varios días que abarcó Venecia, Roma, Florencia y el Vaticano. Y en particular la Capilla Sixtina. Durante esa visita, me iba fijando en la reacción de los otros turistas. A mi lado, había una pareja de unos 40 años, tal vez un matrimonio. Miraban hacia el techo con detenimiento. Tras unos largos segundos él espetó, sin apartar la vista de allí arriba, con una seguridad apabullante:
m,
-No me gusta.

0 comentarios:

Publicar un comentario

Suscribirse a Enviar comentarios [Atom]

<< Página principal