jueves, octubre 26, 2006

ANÉCDOTA 4.

En Santander. Me cruzo con dos chicas, una más atractiva que la otra. Tras ellas va un anciano, que mirándolas dice algo. Yo entendí que dijo: "Esa sí que pierde el equilibrio"... ¿Piropo?

0 comentarios:

Publicar un comentario

Suscribirse a Enviar comentarios [Atom]

<< Página principal