jueves, octubre 12, 2006

CHARLA. LA VAGUADA DE LAS LLAMAS.

LA VAGUADA DE LAS LLAMAS

Los amigos de ARCA han dado hoy una charla sobre la situación actual en la que se encuentra La Vaguada de las Llamas. Han proyectado unas diapositivas en las que aparecían diferentes parques y jardines de otros países europeos, en los que la naturaleza se integraba plenamente en la ciudad. El proyecto propuesto por ARCA se acerca más no sólo a esa necesidad de poetizar los entornos de convivencia sino de fomentar la interacción entre los ciudadanos. Por desgracia el Ayuntamiento de Santander ha comenzado a allanar el 40 por ciento de La Vaguada. Han aprobado la construcción de un parque que pretende acoger -según endebles y confusos criterios- especies de árboles de diferentes puntos del planeta; predomina el hormigón, el cemento, la argamasa, el amasijo, el mazacote... y las largas pasarelas que teledirigen el paseo, el único posible paseo; separa la hierba de lo que no es hierba; la línea recta cobra especial protagonismo...
.
Mi relación con la Vaguada ha sido más que entrañable. Desde niño he acudido a esa zona abandonada; en algunos lugares pantanos y rincones en los que la vegetación crecía agreste, en otros improvisadas escombreras donde solía hacer acopio de objetos con los que construí mis primeros objetos surrealistas. Para mí ha sido desde siempre una zona liberada, una zona no controlada por la especulación. Pero de tener que hacer algo con ese espacio prefiero que se convierta en una zona boscosa, en la que la naturaleza no sea cercada sino implementada en la vida cotidiana de los ciudadanos, a que se convierta en un lugar sin utilidad poética, lleno de prados escalonados y hormigonados. La ciudad ganaría un parque y la Universidad un campus, que por cierto, hasta ahora nunca ha tenido. Es una verdadera lástima perder la posibilidad de construir un lugar lleno de prados y bosques para la extrañeza, para el propio deambular.
.
Cito el siguiente párrafo, extraído del texto Formulario para un nuevo urbanismo de Gilles Ivain, publicado en el número 1 de la Internationale Situationniste: "La arquitectura es el medio más simple de articular el tiempo y el espacio, de modular la realidad, de engendrar sueños. No se trata solamente de la articulación y la modulación plásticas, expresión de una belleza pasajera, sino de una modulación influencial que se inscribe en la curva eterna de los deseos humanos y del progreso en su realización. La arquitectura de mañana será un medio para modificar las condiciones actuales de tiempo y de espacio. Un medio de conocimiento y un medio de acción. El complejo arquitectónico será modificable. Su aspecto cambiará parcial o totalmente siguiendo la voluntad de sus habitantes." Ciertamente, la arquitectura debería ser otra cosa de la que actualmente es. Deberíamos ser los mismos ciudadanos los que demandáramos "lugares posibles" y no aceptar lo dado desde arriba, desde las instituciones que dicen representarnos.
.
Y en ese sentido me gustaría desde aquí consultar a la mayor parte de ciudadanos posibles acerca de qué les gustaría construir en la Vaguada de las Llamas, de qué preferirían tener allí abajo. Espero vuestros comentarios y propuestas.

1 comentarios:

A las 11:28 p. m. , Blogger Noé Ortega Quijano ha dicho...

Puestos a pedir, desde luego yo eligiría un parque no controlado, con cierto abandono, sin delimitaciones, ni aceras, ni barandillas, ni esquinas de noventa grados. Un parque abierto a la interacción con los individuos, de forma que cada cual pudiera realizar modificaciones según sus deseos y pulsiones internas, contribuyendo así a una concepción del espacio urbano como lugar en el que proyectar y realizar los deseos. Tampoco quiero extenderme mucho. El problema es el de siempre: la desgana y apatía de la gente, anclada en la pasividad del espectador, desengañada de todo y totalmente ausente de la acción y el deseo de cambiar las cosas. Ése es el problema, más grave aún que el control y el poder "de arriba".

 

Publicar un comentario

Suscribirse a Enviar comentarios [Atom]

<< Página principal