lunes, septiembre 17, 2007

CURSO. TANTRA.

LA FABULOSA CREMALLERA MÍSTICA
k
Tengo que dar la enhorabuena a los amigos de la asociación "a través del espejo" por el curso sobre tantra y la conferencia previa, que han organizado. El maestro fue el célebre Guillermo Ferrara. El curso ha durado todo el fin de semana. Ocho horas diarias, más dos horas usadas para comer. Tiempo dedicado a la meditación, a la autoexploración y a la convivencia entre personas con intenciones afines: el crecimiento personal. Y ha sido una de las experiencias más intensas y agradables en la que me he visto involucrado. Me acompañó un ser maravilloso que he dado en denominar, y cuyo nombre no puedo menos que escribir en mayúscula, mi Efímera Gran Aliada. Una amiga reciente, con quien fusioné, en fantástica cremallera mística, nuestros propios chackras.
d
Un ejemplo: la tarde del sábado, realizamos todos un ejercicio en círculo para abrir los siete chackras; de abajo arriba. Tengo que decir que mis experiencias con la meditación han sido muy débiles hasta ahora; es difícil aparcar la mente, arrinconarla y expandirse. Pues durante ese ejercicio, cuando abríamos el chackra del pecho sentí la pura consciencia durante más de diez segundos; un espacio vacío en el que ningún pensamiento asomaba o amenazaba con entrar. Momentos en calma, sin pensamientos: puro presente. Y lloré al abrir el quinto chackra, el de la garganta. Vi una luz azul iridiscente, parecida a ese azul que en mi infancia poseían ciertas bolas de adorno navideñas. Lloré porque se estableció un diálogo sin palabras entre mi cuerpo y mi consciencia. De alguna forma, éste me reprochaba el que yo hubiera tardado tanto en mirar hacia dentro, en apuntar con la consciencia hacia la energía interior que desde que nací me ha estado acompañando. Los ejercicios realizados fueron diversos y nutritivos, las explicaciones teóricas certeras y fomentaron el diálogo. Guillermo hablaba de llevar una vida tántrica, en el que se potencie y distribuya la energía interior. Los surrealistas proponían un modo de vida surrealista, en el que la vida cotidiana se llenara de magia, de azar, de intensidad, en definitiva de todo lo que es maravilloso y no atendemos. Siento gran imantación entre sendas maneras de vivir, de hecho, no es casual que los surrealistas simpatizaran con el esoterismo procedente de regiones orientales. Aconsejo a todos los que lean esto a adentrarse en el tantra, pocas son las tradiciones que reparan en la sexualidad, relacionándola con el hecho espiritual (que es un tipo de materialidad, en definitiva) También ha sido agradable la conexión que ha habido entre los participantes; la cordialidad, confianza y modo de compartir inteligente que llenó de energía positiva cada momento. Pero como dijeron los organizadores, el curso empieza el lunes, y continúa en el día a día.

0 comentarios:

Publicar un comentario

Suscribirse a Enviar comentarios [Atom]

<< Página principal