miércoles, mayo 24, 2006

Traducción. Billy Collins.

OTRA RAZÓN PARA NO TENER UNA PISTOLA EN CASA

El perro de los vecinos no para de ladrar.
Ladra tan alto, con rítmicos ladridos
como cuando le dejan solo en casa.
Ellos deben dejarlo enchufado cuando se van.

El perro de los vecinos no deja de ladrar.
Cierro todas las ventanas de la casa
y pongo una sinfonía de Beethoven a todo volumen
pero aún puedo oírlo amortiguado bajo la música,
ladridos, ladridos, ladridos,

y ahora puedo verlo sentado en la orquesta,
su cabeza levantada con seguridad como si Beethoven
hubiera incluido una parte para los ladridos de un perro.

Cuando el disco finalmente se termina él todavía ladra,
sentando en la sección ladradora de los oboes,
sus ojos clavados en el director que lo está
instando con su batuta

mientras otros músicos escuchan en un respetuoso
silencio el solo de los ladridos del famoso perro,
cuya coda interminable convirtió
a Beethoven en un genio innovador.

Billy Collins


Traducción de Vicente Gutiérrez

0 comentarios:

Publicar un comentario

Suscribirse a Enviar comentarios [Atom]

<< Página principal