martes, mayo 23, 2006

Traducción. Antonio Ramos Rosa

En el profundad abierta

Te escribo mientras que algo resbala, acaricia, huye
y yo procuro tocarte con las sílabas del reposo
como si tocase el viento o solamente un pájaro o una hoja.
Llegaste conmigo a la profundidad abierta bajo un cielo marino,
sobre el cual se dibujan las nubes y los árboles.
Estamos en el aurícula del corazón del mundo.
Lo que perdemos lo ganamos en la ondulación de la tierra.
Todo lo qué deseamos decir sale de los labios del aire
y es la felicidad de la lengua vegetal
o la cabeza ligera que se inclina hacia oriente.
Allí tocamos un nudo, una sílaba verde, una roca de la sangre
y un armonioso astro se eleva como un hombro fulgurante
mientras que un soplo fresco pasa sobre las luces y los labios.

Antonio Ramor Rosa

Traducción Vicente Gutiérrez

1 comentarios:

A las 9:30 a. m. , Blogger Guillermo López Gallego ha dicho...

una nota escueta para inaugurar los comentarios y expresarte mi admiración.

 

Publicar un comentario

Suscribirse a Enviar comentarios [Atom]

<< Página principal